Los peajes de Lima: Un conflicto sin salida

Las concesionarias son rechazadas por la población peruana debido a que representan un gasto significativo que perjudica a la población limeña. Especialmente en el distrito de Puente Piedra.

Hoy en día, la Panamericana Norte se suele convertir en un campo de batalla entre policías y pobladores. Una lucha desigual entre piedras y gases lacrimógenos. Todos los pobladores marchan con la intención de llegar al peaje de Puente Piedra (Chillón) pero cuando se topan con el frente policial empieza la violencia.

Pero… ¿Qué es lo que motiva a estas personas y autoridades de los distritos de Lima Norte a enfrentarse a la policía?

Todos ellos están en contra de la concesionaria a cargo de Rutas de Lima. Un escenario de continuos enfrentamientos desde el año 2017 y que además parte en dos al distrito de Puente Piedra.

Esto genera un problema organizacional en la Municipalidad de Puente Piedra, ya que según las normas que rigen en la concesionaria: “Todo vehículo que no sea parte de la policía, bomberos o ambulancia deben de pagar obligatoriamente peaje”. Lamentablemente para el distrito del norte dicha excepción no incluye vehículos de emergencia municipal, y la baranda que restringe el paso no se levanta hasta que se paguen los S/. 5.50 céntimos de tarifa asignada.

Por consiguiente, esto obliga a que las camionetas de serenazgo deban pagar peaje por ir en auxilio en esta parte de su propio distrito, ya que los trabajadores del peaje actúan por igual así el vehículo tenga prisa y tenga la sirena de emergencia encendida. Lo que significa segundos valiosos que se pierden en la caseta de pago. Esto sin contar que cuando los cobradores del peaje dudan de la originalidad del billete se dan el tiempo de revisarlo una y otra vez (10 a 20 segundos en promedio).

Por ese motivo, en la actualidad la Municipalidad de Puente Piedra debe dedicar un presupuesto especial para que sus propios vehículos recojan la basura en las dos zonas del distrito ya que el peaje parte en dos a Puente Piedra. En este caso, los camiones destinados a la recolección de basura en el distrito son considerados en la categoría de “camiones de 2 ejes” y por ello deben de pagar casi el doble de la tarifa normal.

Desafortunadamente para este caso no se ofrece otra opción, debido a la inexistencia de una ruta alterna que pueda conectar el distrito.

La mayoría de los pobladores del distrito de Lima Norte, especialmente los de Puente Piedra exigen la anulación total de el peaje que divide su distrito. Sin embargo, para el especialista en temas de transporte Lino de la Barrera este escenario es casi imposible:

 “El escenario de una posible anulación está totalmente descartado porque las consecuencias económicas negativas para la ciudad, ya que con absoluta razón las empresas que serían perjudicadas podrían llevar a los Tribunales Arbitrales Internacionales y demandar a la Municipalidad de Lima y también al Gobierno peruano para que los indemnice”.

“Además, no hay un causa legal o expediente que indique que estas empresas se vean comprometidas en actos de corrupción o actividades fuera de la ley”.

A pesar de ello el abogado considera que esta situación es entendible por parte de los pobladores, pero es una consecuencia de la falta de información sobre las obras que realiza la concesionaria:

“Esta decisión de la ciudad de manifestarse continuamente es comprensible. Por eso el espacio que tiene la municipalidad para corregir esta situación es la renegociación de los contratos donde la mejor buena voluntad es la que debe primar.

“Lo que hay ver en un peaje es la integralidad de las obras que se tienen que realizar. El concedente de esta obra es la Municipalidad de Lima que tiene que haber aprobado que obras se van a realizar

Por otro lado, para los pobladores no hay marcha atrás y no hay manera de que siga el cobro a la concesionaria:

“Exigimos al Partido de Acción Popular, que se pronuncien, igualmente con los congresistas representantes de ese partido”

“Hoy le toca a la Municipalidad de Lima Metropolitana asumir la responsabilidad: Declarar nulo estos contratos corruptos. El artículo 17.7 lo permite siempre y cuando invoquemos el interés público”.

Finalmente, el actual alcalde de Puente Piedra, Renán Espinoza se mostró en contra de la continuación de cobros en el peaje y lamentó que no se haya declarado nulo cuando tuvieron la oportunidad:

“El Consejo municipal de lima metropolitana tenía la posibilidad de declarar nulo el contrato y de parar el cobro de peaje, pero tomaron la decisión de que se lleve a una revisión conjunta para renegociar. Lastimosamente esto dilata más, no podemos darle más vuelta al asunto”.

“Nosotros como Municipalidad estamos gastando en un peaje corrupto y anti-técnico que divide nuestro distrito”

Origen de los peajes

Los peajes se han convertido en una máquina de billetes y monedas y este 2019 cumplen una década desde que Luis Castañeda firmó un contrato de concesión por 30 años, y que posteriormente se amplió a 10 años más con la ex alcaldesa Susana Villarán (actualmente en prisión).

Juez dictó 18 meses de prisión preventiva para Susana Villarán/ Foto: Hugo Pérez / GEC

El negocio de los peajes se divide en 2 grandes concesiones cada una con sus respectivos contratos

1.- La primera concesión es la denominada “Nuevas Vías de Lima”, cuya concesionaria es Rutas de Lima, antes dirigida por la empresa Odebrecht (actualmente no).

Nuevas vías de Lima es una vía de 115 kilómetros, 5 veces más extensa que Línea amarilla. El tramo de sur a norte empieza en el peaje de Pucusana que atraviesa la Panamericana Sur hasta el Trébol de Javier Prado. Luego retoma en el intercambio vial Habich atravesando la Panamericana Norte hasta el peaje Chillón (Puente Piedra).

Por el sentido “este” empieza desde la Carretera Ramiro Prialé hasta Chaclacayo, aunque este tramo se paralizó debido a que estalló el Caso Lavajato.

2.- La otra vía es Línea Amarilla, manejada por la concesionaria LamSac que antes controló la empresa OAS, pero hoy en día tiene otros accionistas.

Línea Amarilla tiene solo 5 kilómetros, sin embargo, sus peajes son los más rentables. Empieza desde el Trebol de Javier Prado y termina en el Intercambio vial de Habich y tiene un trayecto que va en paralelo al Rio Rímac, llegando casi hasta el cruce con la avenida Faucett (Callao).

Solo en enero pasado los peajes de la concesión de línea amarilla reportaron una recaudación de 35 millones de soles y los de la concesión Nuevas Vías de Lima 27 millones de soles sin incluir IGV.

En todo el año 2018 Línea Amarilla registró ingresos de S/. 362 325 893 soles, mientras que por el lado de Vías nuevas de Lima S/. 248 401 090. Pero si se considera el tiempo en que se vienen aplicando los cobros (a mediados del 2013 hasta diciembre del 2018) se registra entradas por S/. 1 559 280 216 por parte de la Línea Amarilla; mientras que Vías Nuevas de Lima S/.1 039 895 873. Cabe señalar que dicho negocio no ha registrado pérdidas en ningún momento, por el contrario, reporta utilidades (ganancias puras) desde el primer año de funcionamiento.

Antecedentes

En el año 2017 algunas personas quemaron y destruyeron los puestos donde se cobraban los peajes ubicados en el distrito de Puente Piedra (tramo de sur a norte). Logrando que se suspendieran estos.

A los pocos días los pobladores volvieron a marchar, pero en aquella ocasión la policía estuvo mejor preparada y evitó el avance. Dos años después de aquel impactante suceso el peaje y las marchas continúan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s